domingo, 23 de junio de 2013

Importancia de la atención temprana



Según la federación estatal de asociaciones de profesionales de atención temprana, se entiende por atención temprana al conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0-6 años, a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos. Estas intervenciones, que deben considerar la globalidad del niño, han de ser planificadas por un equipo de profesionales de orientación interdisciplinar o interdisciplinar.

La atención temprana se considera importante porque es la base de todo desarrollo, según la lectura de la justificación de la intervención temprana, a la fecha, existen documentos que demuestran que la atención temprana puede prevenir la malnutrición, el retraso en el desarrollo cognitivo y la preparación insuficiente para la escolaridad. Se ha comprobado que la mitad del potencial de inteligencia de la persona está desarrollada a la edad de 4 años, lo cual quiere decir que si un niño recibe una buena atención en sus primeros años puede que tenga un efecto sobre su intelectualidad, la personalidad y el comportamiento social.

Por otro lado es de suma importancia que se invierta en la infancia, ya que, como muchos países más avanzados ya hicieron, al invertir en la infancia están dando una mirada a largo plazo, es decir, saben que al pasar de los años los ahora niños serán adultos más capacitados para el mundo globalizado en el que vivirán. Un niño que tiene una buena intervención durante su infancia se desarrollará de manera adecuada y crecerá para ser una persona más autónoma, con buen autoestima, una persona social.

Dentro de la atención temprana es necesario que se toquen temas de nutrición para los padres, ya que sin bien un niño tiene un ambiente enriquecedor y el apoyo de su familia, si no cuenta con una buena nutrición no podrá aprovechar todos los elementos que puedan presentársele, ya que el niño no tendrá la energía que se requiere que tenga un niño de su edad. De mismo modo sería si cuenta con una buena nutrición, pero no con un ambiente enriquecedor, para que un niño pueda desarrollarse adecuadamente debe contar con todos los elementos necesarios, tanto nutrición, buen ambiente y el apoyo de la familia. Se sabe que la participación de los padres en la educación de sus hijos es decisiva para el éxito perdurable desde el comienzo. (Zigler y Muenchow 1992).

Cuando los niños cuentan con buena educación y buenos profesores no se verán tan frustrados si presentan problemas en el estudio, ya que si se tiene un buen comienzo se verán más confiados al preguntar o al desarrollarse en clase tanto con el profesor como con los mismos estudiantes, entonces habrán menos deserciones, menos repetición y un mayor nivel de matrícula.

Según la lectura de justificación de la intervención temprana el Perú y la india se encuentran entre los pocos países en desarrollo que han establecido una política nacional sobre la educación del niño. Esta política amplió la responsabilidad del ministerio de educación a los niños menores a cinco años, estableció centro preescolares y empezó a experimentar con programas de educación de los padres, brindando apoyo a iniciativas locales que incluyen educación infantil.

Queda claro que es necesario que haya una mayor inversión en la atención temprana, ya que su importancia es notable, la mejor inversión que puede hacer un país es invertir en su infancia, ya que está será la futura población y será la que pueda sacar un país adelante. 



Escrito por Daniela Yaipén Ayca

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada